TU ESCRITOR PERSONAL

img-escritor personal - luccla


NO TIENE UNA MENOR CONDICIÓN DE AUTOR O PROMOTOR CREATIVO QUIEN RECURRE A OTROS PROFESIONALES PARA QUE LE AYUDEN A CONVERTIR SUS IDEAS EN CONTENIDOS


El proceso creativo

Las ideas creativas viven y crecen en nuestras mentes hasta que son suficientemente relevantes como para que las acabemos reflejando en algún soporte, físico o virtual.

Para ponerlas en marcha nos vemos obligados a trazar objetivos, detallar criterios, planear acciones, establecer controles de calidad…, y todo ello suele reflejarse también mediante algún formato escrito (borrador, plan, proyecto, memoria, informe, dossier, pauta, guión, escaleta…).

Su desarrollo lleva aparejados ciertos pasos intermedios en los que se elaboran documentos de trabajo, versiones iniciales, validaciones, listados de puntos a mejorar, informes de calidad, propuestas de mejora, versiones corregidas, versiones alternativas…

Y en muchas ocasiones el resultado del trabajo se tiene que decantar igualmente en documentos escritos, que pueden:

  • Servir como contenido de base o apoyo de actuaciones personales: guiones y materiales para reuniones, negociaciones, conferencias, presentaciones, debates…
  • Derivar en un formato con utilidad funcional directa: instrucciones, memorias corporativas, fichas de producto, guías, códigos, normativas, contratos…
  • Convertirse en productos instrumentales pensados para facilitar la elaboración de otros productos distintos: tratamientos, escaletas, guiones… para creaciones audiovisuales, ilustraciones gráficas, programas para medios, actuaciones artísticas, acciones publicitarias…
  • Constituir un producto final creativo que por sí mismo tenga potencial comunicativo y permita tanto la generación de beneficios como el aumento del prestigio de su autor: obras de ficción, obras técnicas o temáticas, artículos, estudios…
  • Resultar útiles en el curso de acciones de asesoramiento y consultoría como reflejo de propuestas y avances o para compendiar resultados y conclusiones.

Se precise para atender necesidades de la actividad o para desarrollar proyectos personales estrictamente creativos, la tarea de elaborar y revisar contenidos obliga a:

INDAGAR Y RASTREAR DATOS Y DOCUMENTOS EN DIVERSAS FUENTES (MATERIALES Y PERSONALES)
100%
PROCESAR TODA LA INFORMACIÓN RECOPILADA
100%
EXPRIMIR INICIALMENTE LA IMAGINACIÓN SIN RESTRICCIONES
100%
SELECCIONAR IDEAS Y DARLES UN DESARROLLO INICIAL
100%
TRAZAR ÍNDICES, TABLAS DE CONTENIDO Y ESTRUCTURAS
100%
CREAR ESCALETAS Y GUIONES
100%
APLICAR EL PENSAMIENTO CREATIVO
100%
ELEGIR ENFOQUES Y TRATAMIENTOS
100%
MOSTRAR UNA CIERTA ORIGINALIDAD
100%
DETERMINAR LOS PARÁMETROS DEL TEXTO
100%
ESCRIBIR PÁGINAS, PÁGINAS Y PÁGINAS
100%
COMUNICAR CON CORRECCIÓN GRAMATICAL
100%
EXPRESAR IDEAS CON CLARIDAD, RIGOR Y AMENIDAD
100%
EVITAR ERRORES DE CREACIÓN Y COMPOSICIÓN
100%
MANTENER LOS TONOS ADECUADOS
100%
CONECTAR CON LOS DESTINATARIOS (PENSAR COMO ELLOS)
100%
REALIZAR REVISIONES INICIALES
100%
ASEGURAR EL EQUILIBRIO
100%
COMPROBAR LA FUNCIONALIDAD
100%
GARANTIZAR LA COHERENCIA Y LA HOMOGENEIDAD
100%
DECANTAR TODO EN FORMATOS FUNCIONALES
100%
HACER UN ANÁLISIS DE IMPACTO
100%
HACER UNA DESTILACIÓN PARA ELIMINAR LOS RIESGOS
100%
REVISAR, REVISAR Y REVISAR A FONDO EL FONDO
100%
REVISAR, REVISAR Y REVISAR A FONDO LA FORMA
100%
INCORPORAR COMPONENTES VISUALES A LOS TEXTOS
100%
COMPROBAR QUE NO SE OLVIDA NADA RELEVANTE
100%
DAR A LOS CONTENIDOS EL ACABADO FINAL REQUERIDO
100%
TESTAR EN OCASIONES EL PRODUCTO FINAL
100%

Incluso en el caso de contenidos de utilización o explotación urgente, el proceso de creación o revisión deberá incluir bastantes pasos como los citados si se pretende asegurar un resultado de calidad que resulte funcional y rentable.

Escribir es una labor exigente

Aunque se cuente con una idea inicial rutilante y se ponga en marcha un proyecto sólido, la tarea de convertir decisiones, valoraciones, datos, fundamentos, argumentos, criterios, ideas… en un material escrito orientado a realizar una función, desplegar una actividad o transformarse en un producto rentable e impactante constituye la mayoría de las veces una tarea exigente, devoradora de tiempo e inevitablemente costosa.

Los equipos profesionales funcionan mejor cuando se aplica un principio de sentido común: que cada persona haga lo que mejor sabe hacer. Y lo mismo puede predicarse del trabajo individual. Rendimos más si nos dedicamos a lo que es muestra especialidad, a lo que ha de venir dado por la aplicación de nuestras habilidades y conocimientos y se halla dentro de la esfera de nuestras vocaciones.

No obstante, también puede ocurrir que, aun partiendo de ideas brillantes, no se consiga como resultado un contenido de calidad, a pesar de que los encargados de su creación y desarrollo puedan ser profesionales cualificados por un amplio abanico de competencias.

Las causas pueden ser muy diversas:escribir no es facil

  • Falta de tiempo –magnitud casi nunca sobrante y especialmente remisa a dejarse gobernar–, algo habitual en una época en la que priman las agendas apretadas y la presión continuada de nuestro entorno profesional y social.
  • Carencia en habilidades o conocimientos concretos, lo que puede suponer un problema, ya que aunque todos dominamos ciertas temáticas y actividades, se nos exige ser excelentes en casi todas las disciplinas.
  • Bloqueo creativo, limitación que a todos nos puede asaltar en cualquier momento fruto de condicionantes muy diversos, incluyendo el estrés.
  • Errores en el diseño de los proyectos: falta de análisis en los planteamientos iniciales, valoraciones fallidas de presupuesto, calendarios inadecuados, deficiencias en la aplicación de criterios, elección equivocada de recursos y herramientas, composición errónea del equipo o asignación inadecuada de tareas, ambigüedad en los encargos, directrices erráticas, falta de control en los avances, interrupciones en los procesos de elaboración, cambios de criterio sorpresivos u otros obstáculos similares.
  • Falta de adaptación a los cambios cuando las ideas y fórmulas aplicadas dejan de ser efectivas porque el mercado invierte sus tendencias y los consumidores y usuarios mutan en sus gustos sin que aún nos hayamos dado cuenta de ello.
  • Pérdida de la posibilidad de contar con los técnicos, analistas y creadores que se habían responsabilizado hasta ese momento de llevar los proyectos a buen puerto, si los nuevos equipos asignados adolecen de algunas habilidades necesarias para lograr el resultado buscado o requieren un periodo de adaptación del que no se dispone.

tiempo presionante

Por otra parte, en ocasiones puede resultar conveniente ampliar los recursos actualmente disponibles para elaborar buenos contenidos, y ello por causas como las siguientes:

  • Deseo de conseguir resultados rápidos y con impacto para adecuarse a una coyuntura marcada por una feroz competencia que nos empuja ineludiblemente hacia la diferenciación.
  • Constatación de que los contenidos que se están elaborando regularmente contienen de manera recurrente errores o insuficiencias no aceptables que se revelan una vez lanzados (signo de que los controles de calidad no están funcionando o son insuficientes).
  • Evidencia de que los criterios aplicados en determinadas iniciativas y proyectos han dejado de ser válidos (llegan o se acercan a su obsolescencia) y se precisa contar con nuevas líneas de planteamiento o diseño, una vez agotadas las ya ensayadas.
  • Requerimiento de un plan B cuando el inicialmente planteado ha resultado fallido por alguna contingencia, o de un plan C cuando los criterios y esquemas aplicados parecen revelarse infructuosos.
  • Convicción de que cualquier contenido o producto puede ganar en calidad si se somete a un análisis crítico imparcial.
  • Obligación de desarrollar proyectos a partir de equipos de trabajo reforzados que actualmente no se está en disposición de componer con las plantillas internas.
  • Necesidad (por razones de calendario o complejidad) de contar temporalmente con más recursos en proyectos creativos o corporativos exigentes (propios o para otros clientes) sin incurrir en los gastos fijos que supone la contratación laboral.
  • Consideración de que ciertos trabajos podrían ser mejores con la incorporación de ideas y visiones diferentes.

Un escritor personal a tu disposición

Algunas personas son capaces de afrontar la tarea de elaborar contenidos por sí mismos, cooperando con profesionales de la plantilla o con ayuda de colaboradores habituales (profesionales estrechamente vinculados a su empresa o ámbito de actividad). E incluso hay quien busca precisamente acometer la elaboración de su contenido individualmente, como reto creativo personal, sabedor de que puede asumirlo con éxito. Si estás en una de estas situaciones, disfrutas del equilibrio perfecto entre recursos y objetivos.

Pero si no es así, si hay algún obstáculo que puede impedir, malbaratar o malograr el logro de ese objetivo, es posible sortearlo con facilidad. Ninguna necesidad creativa tiene por qué frustrarse por insuficiencia de recursos o por carencias de tiempo. El remedio reside en el apoyo profesional externo.

Recurrir a expertos en la elaboración y mejora de contenidos escritos es la mejor manera de asegurar productos iniciales, intermedios, instrumentales o finales de calidad, idóneos para conseguir los objetivos definidos y generar los impactos esperados, y de liberar tiempo, que podrá aplicarse así a otras tareas.

Contar con apoyo externo para tus contenidos puede permitirte:

  • No desviarte de tus obligaciones profesionales por dedicar demasiado tiempo a la documentación, análisis, elaboración, corrección, revisión, actualización y remodelación de documentos y materiales necesarios para tu negocio, área, departamento, proyecto o iniciativa profesional.
  • Gestionar mejor las prioridades de tus equipos internos no desviando a sus integrantes hacia las tareas menos prioritarias.
  • Asumir algún proyecto más que no podrías encarar con tu plantilla actual o con tu habitual plantel de colaboradores.
  • No arrinconar tus proyectos creativos por falta de tiempo o de apoyo documental, técnico, creativo o lingüístico.

Dicho en sentido figurado, se trata de que dispongas de tu propio escritor personal, un colaborador creativo de confianza dedicado a ayudarte en la consecución de los contenidos escritos que necesitas.


escritor de apoyoSi cuentas con recursos internos o externos suficientes para elaborar contenidos con el nivel de calidad y la relación calidad-coste exigibles en tu organización o por tus clientes, no resultará preciso que busques apoyos profesionales.

Pero quizá necesites colaboración:

  ·····   Si consideras que en tu actividad profesional o empresarial se manejan contenidos que están por debajo de los niveles de calidad y funcionalidad que serían deseables —en tu propia organización o para tus clientes—, y sospechas que ello produce algún tipo de consecuencia negativa que puede afectar a la evolución del negocio.

  ·····   Si por falta de tiempo en las agendas profesionales dentro de tu organización tienes o prevés dificultades para crear o modificar alguno de los contenidos que de los que has de disponer.

  ·····   Si necesitas acelerar la consecución de algún tipo de contenido sin merma de su calidad.

  ·····   Si precisas un análisis de contenidos actuales que te permita revelar deficiencias o detectar puntos de mejora a fin de garantizar versiones nuevas y eficaces.

  ·····   Si consideras que es el momento de contar con nuevas ideas, planteamientos o criterios para algunos de tus contenidos.