LA NECESIDAD CREATIVA

img-necesidad creativa - luccla


CREAR Y MANEJAR CONTENIDOS DE CALIDAD PUEDE AYUDARTE A MEJORAR LA EFICACIA DE TUS PROYECTOS, ELEVAR EL RENDIMIENTO DE TU NEGOCIO Y REFORZAR TU PRESTIGIO PERSONAL Y PROFESIONAL


Todos tenemos que ser creativos

En algunos momentos de nuestras vidas todos necesitamos ser creativos.

Pensamos en el libro que podríamos escribir a partir de las ideas que bailan desde hace tiempo en nuestra mente; en ese guión que produciría un fuerte impacto en el público si se transformara en producto audiovisual; en aquel planteamiento inicial que con empeño podría germinar en una exitosa actividad empresarial; en el reportaje soñado que incrementaría la atención de los medios por nuestro trabajo periodístico, o en ese seminario brillante que llevamos años maquinando y que nos vemos capaces de diseñar e impartir con gran poder de convocatoria.

Pero la creatividad no sólo debe asociarse a grandes sueños y aspiraciones personales. Son muchas las ocasiones y los escenarios en los que nos vemos obligados a desplegar ideas nuevas y desarrollarlas para solventar algunos de nuestros retos cotidianos, particulares o profesionales.

  • Asistimos a reuniones de empresa en las que debemos exponer objetivos, planes y estrategias, y no siempre es fácil mostrar lucidez y coherencia.
  • Nos vemos obligados a presentar nuevos productos y proyectos ante directivos y ejecutivos de nuestra empresa o de empresas clientes, o ante los propios clientes potenciales, y necesitamos resultar persuasivos.
  • Elaboramos análisis, estudios e informes que deben transmitir datos, actividades, conclusiones y resultados actualizados con síntesis, claridad, rigor y amenidad, y no siempre es fácil conjugar parámetros tan virtuosos.
  • Necesitamos recabar datos y fundamentos y elaborar razonamientos, líneas dialécticas, explicaciones, preguntas, respuestas, aclaraciones y rectificaciones… para exponer ideas o confrontarlas con personas bien preparadas que pueden presentarse con ánimo crítico e incluso con espíritu escasamente conciliador.
  • Concebimos programas y estrategias de formación y desarrollo de personas —en nuestros negocios o para nuestros clientes— con el fin de facilitar su mejora en el desempeño profesional a través de metodologías, acciones, materiales didácticos y espacios de comunicación cuyo diseño, aplicación y aprovechamiento conllevan a menudo una nada desdeñable complejidad.

Asimismo, quienes se dedican a confeccionar y distribuir productos informativos, ensayos técnicos y temáticos o trabajos creativos (editoriales, productoras audiovisuales, medios de comunicación…) deben promover los suficientes para alimentar las necesidades de su negocio y asegurarse de que las propuestas, proyectos y elaboraciones que se planteen o se les propongan respondan a los requerimientos exigidos por ellos mismos y por su mercado.

Por otra parte, para regular negocios y relaciones, promover comportamientos o fijar compromisos no basta con recurrir a formularios o patrones estandarizados, ya que las circunstancias de cada caso son distintas y ello exige crear y precisar reglas, estipulaciones, políticas, protocolos, cautelas y límites específicos que permitan establecer las condiciones que se necesitan en el ámbito en el que se actúa.

Se trata de objetivos muy diversos que requieren el manejo de ideas distintas y de desarrollos específicos que deberán materializarse en productos, documentos, planes o programas preparados para generar los impactos esperados.


En la era de lo visual es preciso escribir más que nunca

imagesLa escritura ha sido un instrumento útil en la comunicación humana desde tiempos inmemoriales, pero en la actualidad resulta más necesaria que nunca. Son muchos los medios y recursos que nos permiten hoy en día compartir ideas, fijar normas, transmitir mensajes, presentar creaciones escribir en la actualidady explotar productos y programas. Las vías de comunicación se han multiplicado y son ya accesibles a casi todo el mundo. Y la comunicación verbal, cuando va más allá de lo estrictamente coloquial, debe basarse en buena medida en la escritura si pretendemos garantizar su eficacia.

Hay que escribir para conseguir objetivos diferentes. Para diferenciar productos. Para impulsar ideas. Para informar. Para explicar. Para crear percepciones. Para ganar prestigio. Para vender. Para elevar audiencias y lectores. Para ganar seguidores y afiliados. Para conseguir inversores. Para influir. Para persuadir. Para crear opinión. Para generar debate. Para entretener. Para dirigir. Para regular. Para prevenir. Para proteger. Para resolver conflictos. Para mediar. Para negociar….

Hay que escribir con criterio. A partir de numerosas fuentes. Aplicando distintas técnicas. Mediante herramientas diversas. Para llenar diferentes formatos. Para adaptarse a nuevos canales.

Hay que escribir para proyectos encuadrados en ámbitos diversos:

  • Creatividad y comunicación personal.
  • Creatividad, estudio, divulgación y entretenimiento promovidos por editoriales, productoras y medios.
  • Información y opinión en medios escritos, digitales y audiovisuales.
  • Comunicación política e institucional.
  • Gestión corporativa.
  • Planes comerciales.
  • Recursos humanos (diagnóstico, formación, desarrollo profesional, evaluación…).
  • Regulación de comportamientos.
  • Regulación de relaciones personales y profesionales.
  • Gestión de transacciones.
  • Ejercicio de derechos.
  • Prevención y cobertura de riesgos.
  • Gestión de conflictos…

Y hay que escribir rápido. En pocos proyectos que impliquen creatividad o tengan objetivos funcionales basta con lograr resultados a medio o largo plazo. El mundo es vertiginoso, los retos de las empresas no admiten demoras y cada vez hay más medios y canales que actúan como depredadores de contenido, siempre hambrientos por su peculiar metabolismo de digestión rápida que exige un suministro regular de materiales adaptados a todo tipo de medios, soportes y formatos.


Estamos en la era de los contenidos

Existe en la actualidad una enorme variedad de opciones que permiten impulsar y llevar a efecto iniciativas y proyectos creativos, de comunicación y técnicos a través de múltiples canales, herramientas, soportes y formatos.

—  COMUNICACIÓN PRESENCIAL — EDICIÓN IMPRESA — EDICIÓN EN MEDIOS DIGITALES —
— CINEMATOGRAFÍA — ARTES ESCÉNICAS — TELEVISIÓN — RADIODIFUSIÓN — SOFTWARE —

Aunque las iniciativas creativas y de comunicación se canalizan siempre a través de vehículos como los citados, en la práctica unos se combinan con otros: en los platós de televisión, estudios de radio o sitios de internet se realiza comunicación presencial en diferido o directo, los documentos digitales pueden imprimirse y los impresos escanearse, el vídeo digital ha llegado al mundo del cine, el software lo inunda todo…

contenidos en mediosUn programa de televisión puede ser la vía para escenificar un discurso político o moderar un debate. Se hacen programas de radio que se emiten también por televisión, y hay espacios televisados que se oyen por la radio. Numerosos vídeos suben cada día a canales virtuales con el fin de llegar a diferentes destinatarios…

Además, la evolución tecnológica está ampliando las vías para relacionarnos y expresar nuestra creatividad y ello nos obliga a ser más lúcidos y brillantes en nuestras acciones de comunicación, más originales en nuestras iniciativas creativas (propias o promovidas por otros) y más precisos y rigurosos en la determinación de pautas, reglas y condiciones.

Las nuevas tecnologías han ampliado aún más la lista de opciones idóneas para propagar los frutos de nuestra imaginación e ingeniería comunicativa, y el impulso creativo e innovador ha dado lugar tanto a nuevas utilidades de los canales tradicionales como a sistemas híbridos en los que se combinan o funden modos, canales, soportes y formatos.

  • Hay plataformas educativas que contienen estrategias didácticas de todo tipo, y las propias acciones formativas adoptan vías, metodologías y presentaciones muy diferentes aprovechando todas las posibilidades multimedia.
  • Los websites ya no son sólo corporativos, sino que pueden ser y parecer revistas, diarios, bitácoras, plataformas de opinión, escaparates de productos, establecimientos comerciales o portfolios artísticos y profesionales.
  • Hay intranets de empresas que acaban absorbiendo todo tipo de mecanismos de comunicación (vídeos, boletines, foros, colaboraciones…), rebasando en mucho las funciones de archivo documental o vía para la mensajería interna.
  • Los documentos digitales se llenan de enlaces e hipertextos y se convierten en completos textos multinacionales sin moverse de su ubicación en algún servidor cercano o remoto.
  • Las empresas utilizan sus portales externos e internos con la intención de propagar sus valores, publicar normas de conducta, reforzar su imagen, generar percepciones positivas, compartir la información que consideran publicable y promover contactos con sus clientes.
  • Las normas jurídicas se publican siempre actualizadas, con enlaces ramificados a otros cuerpos legislativos mencionados o relacionados, a versiones ya derogadas (pero útiles para abogados, juristas y estudiosos), a comentarios doctrinales o a decisiones jurisprudenciales.
  • La publicidad se cuela en todo tipo de espacios y soportes, sea con discreción e incluso mimetismo o adoptando modos y métodos cada vez más atrevidos.
  • El correo electrónico deja de ser un simple canal de mensajería y se convierte en una vía versátil para la comunicación interpersonal e incluso en medio de fijación y aceptación de condiciones en contrataciones no complejas.
  • Novedosos sensores y códigos de barras nos dan acceso a información profusa sobre ciencia, arte, cultura, tecnología…, se profundiza en la información interactiva mediante recursos de realidad aumentada y se abren nuevas ventanas a la información comercial automatizada.
  • Los sitios de organismos se convierten en ventanillas virtuales en las que desde cualquier ubicación pueden realizarse diferentes operativas que el usuario debe conocer y asimilar, porque suelen evolucionar de ser opcionales a resultar obligatorias.
  • La información presentada como catálogo o inventario se sostiene en poderosas bases de datos que hacen muy cómodas y rigurosas las búsquedas de información.
  • La prensa digital se erige en portavoz y notario de la realidad a tiempo completo, y de modo simultáneo funciona como pasatiempo divulgativo, recordatorio de lo que fuimos e hicimos y anticipo de lo que está por venir.
  • La información personalizada o descriptiva se presenta mediante formatos específicos de rápida asimilación (fichas, perfiles, secciones sobre quiénes somos, quién es quién, qué para quién, qué para qué… o se formula a través de ese práctico formato que ya constituye casi un género literario al que denominamos FAQ).
  • El mundo de los juegos informáticos ha ampliado hace tiempo su espacio y se ha extendido a las consolas, a los teléfonos inteligentes y a esos funcionales dispositivos etiquetados como wearables.
  • En muchos sitios web se pueden contemplar vídeos y películas on line mientras que en otros es posible descargar vídeos y podcast de audio de programas ya emitidos, todo sin violar ningún derecho de propiedad intelectual.
  • Los juegos informáticos amplían su campo de acción inicialmente lúdico para enseñorearse ya en el mundo pedagógico dentro de esa vertiente pomposamente llamada gamificación.
  • La telefonía móvil evoluciona de manera acelerada apoyándose es infinidad de sencillos microprogramas (los denominados app) centrados en una única utilidad que puede ser decididamente práctica o simplemente lúdica.
  • El cine se cuela en las mini pantallas de los portátiles, tabletas y teléfonos móviles, mientras que la telefonía se encarama a todo tipo de pantallas aliada con el vídeo, facilitando y abaratando la interconexión humana.
  • La televisión inserta programas formativos y tutoriales y se hace cada vez más didáctica.
  • Las plataformas televisivas inundan sus espacios de series que encadenan historias temporada tras temporada y necesitan nutrición guionística sin descanso.
  • El humor improvisado o teatralizado se desliza y despliega desde cualquier medio (se escribe, se representa, se televisa, se radia…).
  • Los concursos más mediáticos se apoyan en textos, en vídeos, en fotos, en voces, en música…, y así informan y entretenien sin olvidarse de la cultura.
  • La expresión y la opinión se democratizan y crecen como la espuma los blogs, espacios que, con formatos similares a los utilizados por la prensa digital, ya no son meros cuadernos personales, sino que permiten publicar ideas, análisis y reflexiones y compartirlas con todos los que quieran convertirse en seguidores fieles u ocasionales e incluso aportar sus propios contenidos.
  • La red alberga canales de vídeo en los que de modo un tanto libérrimo se emiten y distribuyen tutoriales, reportajes, instantáneas, crónicas incidentales, discursos, prédicas, lecciones, recitales, debates… o simples muestras (a veces un tanto discutibles) de la creatividad popular.
  • Los medios sociales nos facilitan compartir con total inmediatez fotografías, vídeos, enlaces y textos y nos ayudan a crear redes de comunicación, aumentar nuestra visibilidad, edificar nuestra imagen, reflejar momentos de la realidad, conseguir seguidores e influir en nuestros semejantes.
  • La edición textual adopta formas diferentes, y una novela o libro técnico puede ofrecerse en versión impresa, pero también en archivos digitales o en modernos formatos electrónicos paginables llenos de enlaces directos a ampliaciones de información o fuentes directas de datos.

Vivimos, sin duda, en la era de la comunicación y, en consecuencia, nos hayamos metidos de lleno en la era de los contenidos. Todos esos MEDIOS, SOPORTES, CANALES, VÍAS, VEHÍCULOS, PROGRAMAS, FORMATOS… son contenedores que deben ser alimentados regularmente por…

consumir contenidos 2consumir contenidosIDEAS, DATOS, FUNDAMENTOS, NOTICIAS, MENSAJES, PREGUNTAS, RESPUESTAS, DOCUMENTOS, GUIONES, RELATOS, DESCRIPCIONES, OPINIONES, REFLEXIONES, REGLAS, NORMAS, CRITERIOS, INSTRUCCIONES, CONDICIONES, RECOMENDACIONES, SUGERENCIAS, CONSEJOS, ADVERTENCIAS, PAUTAS, CRÍTICAS, LISTADOS, ASOCIACIONES, ENTREVISTAS, ENLACES, ESQUEMAS, GRÁFICOS, FOTOGRAFÍAS, DIBUJOS, ILUSTRACIONES…

Se trata de un volumen gigantesco de contenidos necesario para colmar las necesidades de todo este entramado de iniciativas y proyectos creativos, comunicativos, normativos y de gestión. Contenidos diversos, elaborados con componentes diferentes, con recursos y criterios distintos y con formatos y requerimientos cada vez más específicos.


La calidad facilita la utilidad, el impacto y la rentabilidad

Si la necesidad creativa es continua, de ello deriva una exigencia clara: debemos disponer de contenidos de calidad, lo que nos obliga a desplegar un proceso creativo en el que tendremos que combinar el manejo de datos, criterios y referentes técnicos con una adecuada cocina de nuestras propias ideas.

Como productos iniciales, intermedios, instrumentales o finales, los contenidos escritos están presentes en casi todas las actividades, y de su calidad depende que funcionen tal como habíamos previsto y resulten útiles y rentables.

Contar con contenidos de calidad es una de las claves para el éxito en los negocios y para el impacto de las elaboraciones y producciones creativas.