Demasiada mente en un escrito no es recomendable

Cuando se finaliza un escrito es precisamente cuando debemos empezar su acabado. Dicho así suena contradictorio, por no decir absurdo, pero todos los que tienen que escribir habitualmente en su profesión, y aquellos que lo hacen en el marco de proyectos personales, mostrando cierta exigencia, saben perfectamente de lo que hablo. El acabado tiene entidad propia como fase en el proceso de creación de un contenido escrito y, como tal, exige una técnica particular. Pero dejamos el análisis de esta fase para otra ocasión. Aquí solo vamos a hacer un pequeño experimento.