Gramática, ortografía, tipografía, ortotipografía, diseño…

Dediqué el post anterior a los modos de resaltar texto, inicio de una serie de entradas sobre la comunicación y sus enfoques que terminaré con otras dos dedicadas a las comillas y las cursivas. Este es solo una breve reflexión a modo de nexo, más basada en las dudas y las preguntas que en las respuestas.

La RAE no incluye ningún capítulo ni apartado dedicado a estos dos recursos en su Ortografía. A las cursivas las califica como resalte tipográfico cuando en algunos casos las considera preferibles a las comillas o alternativas a estas. En cambio, dedica un capítulo entero al uso de mayúsculas y minúsculas.

En puridad, tanto varía una fuente tipográfica si la ponemos en cursiva o negrita como si la ponemos en mayúscula o minúscula. Ambos recursos son, por utilizar la misma expresión, resaltes tipográficos.

mayúsculas en un aviso
Imagen de Benjamín Núñez – Wikimedia Commons [CC BY-SA]
Respecto de las MAYÚSCULAS, la normativa canónica de la RAE no solo hace referencia a funciones puramente gramaticales, como iniciar los enunciados, nombres propios, nombres geográficos, marcas, nombres de empresas, medios e instituciones y otras denominaciones y elementos con esas letra de caja alta, o configurar siglas y acrónimos, sino también a otras más afines a lo que centra este post y el anterior: los destacados.

Así, las MAYÚSCULAS en palabras completas también sirven, entre otras posibilidades, para:

  • Resaltar verbos, términos o expresiones que son informaciones que pretenden llamar la atención del receptor (ATENCIÓN, AVISO, ADVERTENCIA, OJO, NOTA, PELIGRO, RIESGO, PROHIBICIÓN, LIMITACIÓN, OBLIGACIÓN..).
  • Mejorar la legibilidad destacando algunos nombres, términos o informaciones (CERTIFICADO, DECLARACIÓN, DECLARA, DEMANDANTE, CERTIFICA, CONSIDERANDO, HECHOS, EXPONE, FUNDAMENTOS DE DERECHO, FALLO, POSDATA, UNIVERSIDAD, ENTIDAD…).
  • Destacar lemas, expresiones y sentencias cuando conviene darles cierto énfasis o solemnidad (LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD; SIC TRANSIT GLORIA MUNDI; TODO POR LA PATRIA; SEMPER FIDELIS…).
  • Mostrar diálogos humorísticos (insertos en globos o bocadillos de texto).

(Al uso de mayúsculas y minúsculas le dedicaré una futura entrada).

La diferencia clave, por tanto, a mi modesto entender, no es tanto diferenciar lo ortográfico de lo tipográfico, sino distinguir la función.


Así, el redactor puede tomar decisiones de destacado:

  • Gramaticales (generalmente obligadas por la norma), como cuando inicia un sobrenombre en mayúscula.
  • Meramente tipográficas (que serían caligráficas si se tratara de la escritura manual), como la selección del estilo cursiva o negrita para algunas palabras.
  • De diseño o maquetación, como cuando opta por presentar un texto en un espacio, sobre una imagen, en dos columnas…

Por otra parte, considerando la acción que suponen los recursos citados, vemos que:

  • Algunos suponen el añadido de signos o símbolos: comillas, paréntesis o corchetes, viñetas…
  • Otros conllevan la variación del tipo de fuente o de su aspecto: mayúsculas, cursivas, negritas, versalitas, tamaños, colores, estilos o efectos…
  • Los demás consisten en modos diferentes de presentación del texto: sangrías, alineaciones, presentaciones, fondos, recuadros…

Pero… ¿cuando usamos signos que no son letras ni palabras estamos en terreno lingüistico? ¿Un puntito, un guión o un cuadrito en los ítems de una enumeración son signos lingüisticos? ¿Y los gráficos? ¿Y las infografías? ¿Y las imágenes?

¿Y qué es el texto: el cuerpo central de un escrito con todos sus componentes —incluso iconos, signos, imágenes…— o solo la parte escrita?

¿Son también texto los comentarios al margen o glosas de un escrito que no son el cuerpo principal de este?

¿Sería razonable una normativa sobre el uso de signos y recursos de destacado más general y objetiva que el mero libro de estilo de un ente o medio privado?

Preguntas, preguntas, preguntas. Planteémonos una cuantas más, a borbotones.

  • ¿Tiene la GRAMÁTICA pleno carácter normativo? ¿O es también doctrinal?
  • ¿La GRAMÁTICA engloba a la LINGÜÍSTICA o es al contrario?
  • ¿Es GRAMÁTICA la ORTOGRAFÍA? ¿Y la SEMÁNTICA? ¿Y la SINTAXIS?
  • ¿Entran en la LINGÜÍSTICA la RETÓRICA y la FILOLOGÍA?
  • ¿Dónde se encuadra la CALIGRAFÍA? ¿Y el conjunto del LÉXICO?
  • ¿De qué naturaleza es la SEMIÓTICA? ¿Engloba la LINGÜISTICA?
  • ¿Tiene la SEMIÓTICA algún componente normativo o es solo descriptiva?
  • ¿Interviene la GRAMÁTICA cuando un escritor utiliza emoticones?
  • ¿La PALEOGRAFÍA es HISTORIA o es LINGÜÍSTICA?
  • ¿Hay algún recurso que CORRESPONDA solo a la ORTOGRAFÍA o solo a la TIPOGRAFÍA?
  • ¿Se solapa la ORTOTIPOGRAFÍA con la ORTOGRAFÍA como sistema normativo de la escritura?
  • ¿O es la ORTOGRAFÍA la que engloba a la ORTOTIPOGRAFÍA?
  • ¿Engloba el DISEÑO GRÁFICO toda creación y reflejo de escritos con texto e imágenes?
  • ¿Es el DISEÑO EDITORIAL un segmento del DISEÑO GRÁFICO o es más bien una disciplina instrumental paralela?…

Las definiciones y clasificaciones las dejo para el sigiente post. Sigo aquí con esta reflexión llena de dudas.

De la lingüística al diseño: disciplinas comunicativas que se rozan

Si uno abre el Manual de la Nueva Gramática de la Lengua Española, de la RAE, y pasa la vista por su índice temático, verá que dentro de este ámbito lingüistico solo se desarrollan de modo extenso la SINTAXIS y la MORFOLOGÍA, mientras que apenas se da un repaso rápido a la FONÉTICA y la FONOLOGÍA. Nadie esperaría encontrar en ese texto referencias a la TIPOGRAFÍA o la ORTOTIPOGRAFÍA, pero quizá sí choque que no se incluya en su contenido la ORTOGRAFÍA, que no haya ni rastro de la SEMÁNTICA, que no se hable de la LEXICOLOGÍA…

Recordemos cuatro definiciones canónicas de la propia RAE extraídas de su Diccionario Panhispánico:

GRAMÁTICA — Parte de la lingüística que estudia los elementos de una lengua, así como la forma en que estos se organizan y se combinan. — Representación de la competencia lingüística de los hablantes, especialmente en lo relativo a la morfología, la sintaxis y ciertos aspectos del léxico. — Tradicionalmente, arte de hablar y escribir correctamente una lengua.

ORTOGRAFÍA — Conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua.

TIPOGRAFÍA — Modo o estilo en que está impreso un texto.

ORTOTIPOGRAFÍA — Conjunto de usos y convenciones particulares por las que se rige en cada lengua la escritura mediante signos tipográficos.

Es opinable, pero a mí se me antoja pobre de detalle esta definición de la ortografía que hace la RAE en su Diccionario, no por escasa, sino por ser demasiado amplia. Eso, salvo que consideremos que la escritura no es la composición creativa del texto, o sea, que no es lo mismo que redacción, lo que sería un tanto extravagante.

La ortografía no incluye reglas de sintaxis ni de morfología, y no hay duda de que las indicaciones de estas dos partes de la gramática son básicas en la escritura. Parece, por tanto, que esta definición escueta de la ortografía no sea sino un despliegue de su etimología: recta escritura.

Una buena definición requiere algo más, porque, de modo sintético, ha de ser siempre diferencial. Y, así, la propia Ortografía de la RAE incluye en sus páginas de carácter introductorio una explicación algo más elaborada.

Así, la ortografía sería…

«… la disciplina lingüistica de carácter aplicado que se ocupa de describir y explicar cuales son los elementos constitutivos de la escritura de una lengua y las convenciones normativas de su uso en cada caso, así como los principios y criterios que guían tanto la fijación de las reglas como sus modificaciones. ».

Vamos mejorando, pero es una definición un tanto amontonada y algo resbaladiza, que se entiende más por lo que sugiere que por lo que aclara, y que no diría yo que no iknvade terrenos de la gramática como la sintaxis y la morfología.

También dice la RAE que la ortografía tiene vinculaciones con las siguientes disciplinas:


  • PALEOGRAFÍA — Campo de estudio que tiene por objeto el descifrado de textos antiguos y la descripción de las formas de escritura históricas.
  • CALIGRAFÍA — Arte o técnica que busca conseguir una escritura bella y bien formada siguiendo distintos estilos.
  • TIPOGRAFÍA — Arte de crear y combinar tipos de caracteres para confeccionar textos impresos.

Así, si la caligrafía establece pautas para que la escritura manual sea bella, y por tanto incide en la estética, en el estilo visual, la ortografía determina normas para que el texto escrito se construya correctamente. (El lenguaje oral también responde en cierta medida a la ortografía, pero en este la puntuación es sustituida por el fraseo, la pronunciación, la gestión de velocidades y silencios, el énfasis, la prosodia…, porque no se habla con puntos, comas, comillas, paréntesis, rayas o mayúsculas, por mucho que uno pueda intuir esos signos en las expresiones y frases que se pronuncian).

Por su parte, la tipografía tampoco está definida con generosidad por la RAE, que la ventila diciendo que es un modo o estilo de impresión. Podríamos completar esa idea diciendo que trata, descriptivamente, sobre las forma de las letras (las fuentes), los criterios para su puesta sobre el soporte (físico o virtual) y el uso del espacio entre elementos (interlineados, espacio entre palabras, espacio entre párrafos, sangrías…).

En cuanto a la ortotipografía, hemos visto que la Academia dice que son usos y convenciones que rigen la escritura que se imprime. ¿Es, en tal caso, normativa, o solo consuetudinaria respecto de la tipografía? ¿Sería acaso la visión normativa de la tipografía, o más bien la técnica de plasmación sobre el soporte (página, pantalla, cartel, banner, objeto…) de una escritura que respeta las normas ortográficas?

Si ya solo con estos cuatro conceptos nos podemos hacer un pequeño lío, mareados en tanta vaguedad aliñada con ambigüedad, y si no es fácil establecer una clasificación evidente de disciplinas y ámbitos en la lingüistica, peor lo pasaremos si añadimos otras actividades relacionadas igualmente con la escritura: la maquetación, el diseño gráfico, el diseño editorial…, o, peor aún, otras disciplinas relacionadas con el uso real o correcto de la lengua.

Para ganar claridad, conviene dar una vuelta de tuerca más en este marco normativo y doctrinal sobre la escritura, precisando algunas definiciones y fijando fronteras conceptuales. Seamos, por tanto, un poco más ambiciosos, sin dejar de ser sintéticos.

Lingüistica, gramática, sintaxis, semántica, morfología, caligrafía, ortografía, tipografía, ortotipografía... retórica…, filología…, semiótica…, lexicología…, y así, hasta completar un totum revolutum en el que también ha de aparecer, por supuesto, el diseño gráfico y el diseño editorial.

Voy a saltar ahora a lo más global para luego descender a lo más concreto.

para ver mejor el bosque: el siguiente post trata sobre la comunicación y el acto comunicativo, y en los siguientes encontrarás un marco bastante completo, aunque no sea ni mucho menos un inventario exhaustivo, de las disciplinas aplicables a la comunicación (a la escritura y al habla) y de los conceptos, ámbitos y cuerpos normativos o doctrinales relacionados con esta.

Cojamos así un poco de vuelo y volemos un rato por encima del bosque de la comunicación: del mensaje y la intención, de la semiótica a la linguística, de los códigos, lenguajes a los dialectos y hablas, de la escritura a la edición.

Con mas amplitud que profundidad, empezando por lo general y haciendo después de modo sucesivo zoom sobre algunos de los segmentos, veamos en los siguientes posts un buen puñado de definiciones y descripciones sobre todo lo relacionado con la comunicación.

Adelanto que en el modo de agrupar y ordenar los términos he manejado, además de criterios conceptuales, ciertas razones didácticas y de práctica expositiva, sin miedo a astillar lo que sería más riguroso si nos ponemos muy técnicos y académicos. Los matices, en todo caso, los dejo para las puntualizaciones, en la parte final del post.