ACTIVIDADES

img-actividades - luccla


 EN LOS PROYECTOS CREATIVOS, LA CALIDAD DEL RESULTADO DEPENDE SIEMPRE DE LA CALIDAD DE LAS TAREAS INTERMEDIAS DESARROLLADAS PARA LOGRAR EL OBJETIVO PREVISTO


Idear, crear, revisar, remodelar…

Para elaborar o mejorar un contenido escrito es necesario combinar ACTIVIDADES (TAREAS) de diferente naturaleza, en función del objetivo buscado.

Esas tareas pueden encuadrarse en las siguientes once categorías:

DISEÑO + DOCUMENTACIÓN + REDACCIÓN + ANÁLISIS + CORRECCIÓN + ACTUALIZACIÓN + REVISIÓN + TRANSFORMACIÓN + CONSULTORÍA + ASESORAMIENTO + GESTIÓN

A continuación se describen estas tareas y se incluyen ejemplos referidos a cada una. No obstante, es muy habitual que pàra realizar algunos encargos se precise combinar varias actividades.

En todos los casos puede graduarse el nivel de confidencialidad y visibilidad de los trabajos para que se ajuste al que requiera quien realiza el encargo.


Antes de la elaboración de un contenido suele ser preciso determinar las características que tendrá (o podrá tener, si se estiman varias alternativas). Es lo que suele denominarse diseño (o pre-diseño, en productos en los que suele denominarse diseño a la elaboración).


Rasgos definitorios:

  • El diseño, tal como aquí se considera, es un documento descriptivo de un futuro contenido escrito, producto audiovisual o acción presencial.
  • Puede haber diferentes modelos de documento de diseño, con mayor o menor detalle descriptivo de las características del contenido, acción o producto que se ha proyectado.
  • La utilidad puede ser directa para los destinatarios (por ejemplo, quienes han de elaborar el producto u obra o conducir la acción presencial) o indirecta (cuando el diseño se ha de presentar a clientes como propuesta comercial).
  • En ocasiones el diseño puede ir acompañado de una pequeña muestra del producto que se pretende elaborar.

Ejemplos:

  • Propuesta de un módulo formativo para una consultora de recursos humanos que tiene un encargo de uno de sus clientes.
  • Definición de cómo se desarrollará una acción completa de consultoría.
  • Lesson plan tentativo (previo a la elaboración) que facilita imaginar un seminario o taller.
  • Story board tentativo de un producto formativo (indicación de índice global, ítems por pantallas, secciones, tipo de actividades…).
  • Borrador de un plan formativo completo, con fases, itinerarios y posible composición por módulos.
  • Sinopsis y tratamiento de un posible guión de cine (ficción).
  • Planteamiento de una novela, con esbozo de trama y personajes.
  • Esquema tentativo para un guión documental.
  • Escaleta tentativa para que pueda visualizarse un programa de televisión con todas sus secciones.
  • Posible repertorio inicial de temas y preguntas que permitan plantear una futura entrevista…

Esta categoría de servicio incluye las tareas previas a la elaboración de un contenido que facilitarán que este se pueda elaborar (o reforzarán a quien tenga que realizar acciones presenciales).


Rasgos definitorios:

  • La documentación consiste en la búsqueda de datos mediante la consulta de fuentes diversas y la selección de aquellos que sean relevantes para el objetivo previsto (aportar información rigurosa, fundar argumentaciones, servir como materia prima de una posterior redacción, permitir la introducción de citas rigurosas en un escrito, buscar referencias doctrinales o legales…).
  • La mera documentación no debe incluir condicionantes de formato y estructura que sean muy estrictos, ya que en tal caso estaríamos ante la elaboración de un contenido (dossier, nota técnica…), aunque, obviamente, debe guardarse un cierto orden expositivo.
  • En ocasiones, la documentación puede consistir en el compendio de documentos ya existentes, con un comentario para ayudar a su uso e interpretación, pero también puede crearse un material de nuevo cuño, con un grado de elaboración primario.
  • Si se trata de un material que será exhibido como tal, en tal caso se trataría de una actividad de ELABORACIÓN.

Ejemplos:

  • Creación de una materia prima temática para facilitar la posterior elaboración de un módulo formativo.
  • Selección de normas y de jurisprudencia para utilizarlas o integrarlas en la redacción de un escrito jurídico.
  • Compendio de datos necesarios para la posterior composición de una obra creativa o temática.
  • Presentación de argumentos técnicos para la resolución de una duda.
  • Presentación de fundamentos para la resolución de una impugnación.
  • Consulta de referencias doctrinales que den rigor y maticen a una reflexión o explicación.
  • Compendio de fundamentos legales, técnicos o doctrinales destinados a prevenir secciones de preguntas y dudas en sesiones o actos presenciales.
  • Composición de un material adicional entregable (sin especial formato) en cursos y seminarios presenciales a partir de extractos legales, doctrinales o de medios informativos…

Esta categoría de servicio incluye las tareas que suponen la elaboración de un contenido (desde cero o a partir de una documentación).


Rasgos definitorios:

  • Este tipo de tarea suele incluir la parte fundamental de los trabajos de creación de los contenidos: procesamiento de información previa (si la hay), trabajos de documentación específicos (no separados como fase previa), redacción de versiones, revisiones sobre la marcha del material en curso y acabado para obtener la versión final, aunque la parte neurálgica de esta actividad es la redacción propiamente dicha del texto principal.
  • Generalmente, se tratará de una actividad de escritura de texto (redacción), aunque puede conllevar la inclusión de gráficos, ilustraciones, fotografías, enlaces…
  • Se incluyen también aquí los supuestos de remodelación cuando suponen la reescritura prácticamente completa de un material.
  • El encargo de elaboración puede plantearse con amplia flexibilidad o acotarse de modo que los trabajos se adapten a un cierto número de condicionantes (sean materiales a procesar, datos, características…).
  • Cuando el contenido a elaborar es solo una documentación, sin exigencias estrictas para su estructura y presentación, la actividad se encuadra dentro de la modalidad DOCUMENTACIÓN.
  • Cuando la materia prima que debe procesarse es un producto ya elaborado, estaríamos ante una remodelación que se encuadraría en la actividad REVISIÓN (salvo que supusiera una completa reescritura) o TRANSFORMACIÓN.
  • Es posible solicitar solo la aportación de ideas (cuando no se trate por ello de un simple diseño) o incluir en el encargo tanto la elaboración de los planteamientos iniciales como el desarrollo total o parcial de las ideas aprobadas.

Ejemplos:

  • Elaboración de documentos de utilidad corporativa o comercial (catálogos, guías, memorias, planes, diapositivas, materiales para reuniones, folletos…).
  • Diseño y redacción de materiales formativos completos de e-learning o m-learning (cápsulas, módulos, cursos, casos prácticos…).
  • Redacción de contratos, estatutos, condicionados u otros documentos con función normativa, preventiva o de ejercicio de derechos.
  • Elaboración de contenidos (diapositivas, documentos para asistentes, preguntas probables con respuestas…) para su incorporación a otras acciones formativas o comunicativas (seminarios, foros, conferencias, talleres…).
  • Preparación de argumentarios, criterios, líneas de actuación, fundamentos… para reuniones, negociaciones, jornadas, actos colectivos en congresos, mesas redondas… (que no sean mera documentación).
  • Escritura de guiones con preguntas para entrevistas (y datos para repreguntas).
  • Escritura de artículos, crónicas, reportajes…
  • Escritura de texto para apoyar el reportaje de un fotoperiodista.
  • Escritura de novelas, ensayos, libros temáticos…
  • Escritura de guiones de cine y televisión o para obras documentales.
  • Escritura de guiones para videos corporativos o promocionales…

El objetivo es, bien valorar el estado y la calidad de una obra o material acabado o en curso (o de un plan o proyecto previo a su elaboración), bien calibrar aspectos como conocimientos, competencias, prestaciones, funciones, criterios, interacciones, desempeños, líneas de actuación…


Rasgos definitorios:

  • Lo que prima es reconocer, analizar, describir, averiguar y detectar rasgos y componentes relevantes de un material o plan, o de una competencia, actuación, perfil o ámbito profesional.
  • El trabajo analítico consiste, en una primera fase, en examinar el material, proyecto, plan, perfil… y elaborar un marco descriptivo —con detalle de elementos positivos y negativos— que luego permita confirmar puntos fuertes y débiles y generar propuestas y sugerencias de mejora.
  • Si se centra en materiales escritos y el encargo no incluye trabajos de modificación, las tareas concluirán, según como se haya precisado el encargo, con un informe que contendrá los puntos y aspectos negativos detectados, recomendaciones de corrección y mejora de estos y valoraciones de utilidad, funcionalidad, nivel de acabado, calidad, potencial para su explotación o utilización, impacto previsible, reacciones probables, riesgos… Asimismo, pueden añadirse propuestas de de transformación y líneas de desarrollo.
  • Si se dirige al análisis de planes, prestaciones, competencias, perfiles profesionales o ámbitos funcionales, en las tareas podrán utilizarse recursos diversos (cuestionarios, entrevistas, observaciones, comprobaciones, seguimientos…) y el resultado de los trabajos se decantará igualmente en un informe que podrá incluir descripciones, valoraciones, conclusiones e incluso sugerencias.
  • El trabajo también podrá limitarse a brindar a las personas o empresas recursos, criterios e instrucciones para que puedan llevar a cabo por su cuenta los análisis y diagnósticos.

Ejemplos:

  • Informes de diagnóstico competencial en áreas funcionales de las empresas.
  • Diseño de mapas competenciales y de conocimientos técnicos
  • Definición de perfiles profesionales de puestos o de áreas funcionales.
  • Validación de materiales formativos o corporativos, sin modificación.
  • Análisis y valoración de escritos de utilidad jurídica y normativa, sin modificación.
  • Valoración de propuestas y materiales literarios (corrección gramatical, estilo, originalidad, autenticidad, coherencia, extensión, densidad, potencial comercial, ajuste a líneas editoriales…).
  • Análisis de impactos ante líneas estratégicas o planes de acción y comunicación (previos o posteriores a su despliegue).
  • Comprobación del desempeño de vendedores, jefes de proyecto, formadores, comunicadores…, sin incluir asesoramiento.
  • Chequeo de prestaciones potenciales (de vendedores, formadores…), sin incluir asesoramiento.
  • Evaluación de la calidad y autonomía de ciertos proveedores (redactores, correctores, documentalistas, autores, traductores…).

Con esta actividad se revisa un texto para eliminar determinados errores de la redacción.


Rasgos definitorios:

  • La actividad de corrección de un texto se dirige, por un lado, a eliminar tres tipos de errores: los tipográficos (fallos de tecleo, letras ausentes o repetidas, espacios inadecuados…) y los gramaticales (fallos de acentuación, puntuación o sintaxis y errores evidentes en la elección de vocablos, locuciones o expresiones).
  • Además, existe la corrección de estilo, que incide tanto en la sintaxis como en la semántica, y que trata a su vez de procurar que el texto sea legible, equilibrado, no repetitivo, adecuado en tono, comprensible y con la suficiente variedad léxica, pero sin que los retoques lleguen a suponer reescritura.
  • La corrección de estilo también puede tener como objetivo adecuar un texto a las normas de estilo dictadas en una empresa o en un medio de comunicación.
  • Cuando la corrección tiene una dimensión notable respecto del contenido examinado y tiene objetivos diferentes a la mera depuración del texto, entra ya en lo que aquí se denomina actividad de REVISIÓN.
  • Determinados contenidos (como los técnicos o normativos) raramente serán objeto solo de una corrección, por lo que respecto de ellos corresponderá la actividad REVISIÓN (englobando la corrección de errores gramaticales y de estilo). Sí cobra sentido separar la corrección como tarea diferenciada en contenidos como los creativos o algunos formativos, ya que la depuración de errores gramaticales y de estilo es una fase clave en la creación de esos materiales y para garantizar su usabilidad.

Ejemplos:

  • Corrección de errores gramaticales y tipográficos de una novela antes de su publicación.
  • Corrección de la redacción de un libro temático con el fin de aligerar algunos párrafos y eliminar repeticiones.
  • Destilado de términos y expresiones utilizados con profusión, con mejora de la variedad léxica y eliminación de sonidos no deseados (cacofonías, rimas no buscadas, raíces o terminaciones reiteradas…).
  • Depuración de defectos de escritura de un texto técnico (pleonasmos, obviedades, redundancias, imprecisiones, barbarismos no deliberados…).
  • Mejora de un texto creativo, divulgativo o formativo ajustando el tono y ciertos usos retóricos.
  • Ajuste de un documento corporativo al libro de estilo de la empresa o grupo.
  • Revisión de un texto formativo para evitar pequeños despistes y lapsus expositivos.
  • Corrección semántica, sintáctica y de puntuación de pruebas objetivas al objeto de evitar ambigüedades y significados equívocos y de cerrar el margen de interpretación.

Este tipo de actividad tiene como objetivo eliminar los desajustes que un contenido pueda tener en la actualidad respecto de ciertos referentes o fundamentos.


Rasgos definitorios:

  • La actualización puede ser necesaria por desajustes legales (por nuevas normativas, derogaciones, inconstitucionalidad…), desfases respecto de criterios y modos de actuación seguidos en determinados ámbitos (mercados, sectores, organizaciones…) en el actual momento, utilización de términos arcaicos o en desuso, distancia excesiva respecto de nuevos paradigmas en determinadas disciplinas, detección de lagunas temáticas no justificables, antigüedad de las cifras estadísticas citadas…
  • No solo los contenidos escritos pueden estar necesitados de una actualización. También es posible realizar una revisión de productos audiovisuales dirigida a detectar desfases o solucionar su posible obsolescencia.
  • Cuando la actualización se limita a la modernización terminológica (por razones no técnicas) y no supone un cambio notable del contenido, estamos dentro de lo que aquí se denomina CORRECCIÓN.
  • Cuando la actualización supone el añadido de un capítulo o sección de nueva redacción, si este es de dimensión relevante se encuadraría en la actividad ELABORACIÓN.

Ejemplos:

  • Actualización de un documento sobre tributación a las modificaciones de varias leyes impositivas.
  • Modernización de todas las referencias estadísticas en una obra divulgativa sobre el sistema de previsión social público que recurre profusamente a estudios y datos.
  • Adaptación del contenido de un módulo formativo sobre operativa bancaria o de seguros a los nuevos criterios seguidos tras la implantación de un plan de modernización operativa o de seguridad financiera a nivel europeo.
  • Renovación de la terminología general utilizada en un libro temático ya antiguo del que se quiere hacer una profunda reedición actualizada.
  • Ajuste en una obra divulgativa sobre psiquiatría o psicología de ciertas referencias a un manual de diagnóstico y estadístico que ha sido a su vez actualizado.
  • Adaptación de mapas competenciales y definiciones de perfiles profesionales o funcionales de una empresa que resulta obligada por nuevos cambios en la organización o por ciertas operaciones societarias (fusiones, absorciones…).

Las tareas de este tipo buscan satisfacer objetivos de perfeccionamiento de materiales, planes o criterios de actuación, desempeño y organización, con el fin de lograr las adaptación a nuevos parámetros o un sorpasso en cuanto a calidad y modernización. No se trata sólo de identificar, detectar y valorar, sino que hay que actuar sobre contenidos ya existentes, sean materiales en curso o acabados, con una revisión que debe suponer más que una mera corrección y no limitarse a un ajuste a nuevos referentes.


Rasgos definitorios:

  • El objetivo primordial de una revisión es mejorar los componentes que otorgan calidad y utilidad a un contenido o actuación.
  • Cuando se trata de la revisión y mejora de contenidos (acabados o en curso), las tareas incluyen un trabajo efectuado directamente sobre estos, con el fin de corregir errores, eliminar defectos, eliminar vaguedades, ambigüedades e imprecisiones, rellenar lagunas, elevar su rigor técnico, subsanar incoherencias, ajustarlos a sus objetivos y aumentar su potencial de impacto (según los casos). Es, por tanto, una remodelación completa.
  • La revisión (salvo que esté muy acotada) suele incluir además la subsanación de desajustes (respecto de normas, operativas, usos, estadísticas…), englobando así una actualización cuando los desfases se deben a cambios externos al contenido y no a vicios ocultos de origen.
  • Las revisiones de materiales suelen incluir, además, la corrección gramatical, tipográfica y de estilo (aprovechándose así la relectura atenta para pulir pequeños defectos del texto).
  • Esta actividad puede estar conectada con un análisis y un diagnóstico previos o tratarse de una tarea directa si ya existen conclusiones, directrices y líneas de desarrollo y mejora perfiladas.
  • Cuando la revisión supone una remodelación completa o implica una rescritura parcial pero que afecta a segmentos muy extensos de un contenido, se encuadra mejor en la actividad ELABORACIÓN.
  • Si la revisión va incluida en una remodelación que tiene como objetivo una adaptación del material a otro formato, género o utilidad, estamos ante una actividad de TRANSFORMACIÓN.
  • Si los cambios se limitan al ajuste de aspectos muy concretos del contenido a nuevos datos y referentes téncicos, en tal caso de trata de una actividad de ACTUALIZACIÓN.
  • Cuando la necesidad de revisión y mejora corresponde no a contenidos, sino a criterios de actuación, desempeño y organización, la actividad puede incluir revisiones y comprobaciones posteriores a la implantación de propuestas que hayan derivado de los análisis y diagnósticos previos. Y también puede consistir en el procesamiento de las conclusiones ya obtenidas para convertirlas en sugerencias y recomendaciones preparadas para ser aplicadas.

Ejemplos:

  • Revisión y mejora de contenidos formativos y documentos técnicos.
  • Revisión y mejora de discursos y materiales para actos, sesiones, reuniones, presentaciones, ponencias…
  • Revisión y mejora (o reescritura parcial) de novelas, ensayos, obras temáticas, artículos, estudios…
  • Revisión (o reescritura parcial) de guiones de cine o televisión.
  • Dinamización de diálogos en obras de ficción (novelas, guiones de cine…).
  • Introducción de más elementos de comedia en unos monólogos escénicos.
  • Remodelación de mapas competenciales y definiciones de perfiles profesionales o funcionales previamente existentes.
  • Modernización de forma y fondo de manuales de instrucciones, catálogos, guías, códigos de conducta, protocolos, reglamentos internos y otros documentos corporativos o institucionales.
  • Revisión, fundamentación, optimización, blindaje y ajuste legal de contratos, estatutos y otros contenidos jurídicos.
  • Revisión y mejora de documentos que van a ser utilizados en acciones de mediación o negociación (o que estén destinados a su preparación).

En ocasiones se requiere la modificación de una obra, material o producto con el objetivo de transformarlo en un contenido ajustado a otras características o funciones.


Rasgos definitorios:

  • En la transformación de un contenido el criterio modificativo va más allá de la simple actualización y tiene un objetivo más concreto que la revisión o remodelación.
  • Puede tratarse de un cambio relevante de formato, una variación en su naturaleza, una adaptación de género, un ajuste orientado a hacerlo idóneo para otros fines, la modificación global de su tono y lenguaje para adecuarlo a otros destinatarios, una elevación de nivel o una simplificación, o la adaptación a otro mercado geográfico, entre otras posibilidades.
  • El resultado será un material en cierta medida nuevo, que habrá variado en su utilidad real o potencial respecto al material original, aunque conservará suficientes rasgos y contenidos de su referente de origen, respecto del que podrá evidenciarse la traza o conexión.
  • Si se trata de una reescritura completa, los materiales originales se toman solo como meros referentes y el contenido resultante guarda escasa similitud con estos, se tratará de una actividad de ELABORACIÓN.
  • Si las modificaciones son relevantes pero no suponen un cambio del tipo de producto o de su función o utilidad, estaríamos dentro de la actividad de REVISIÓN.

Ejemplos:

  • Conversión de material corporativo en guiones de sesiones y presentaciones.
  • Conversión a metodologías formativas interactivas de documentos técnicos o informativos.
  • Conversión de cápsulas formativas interactivas de un material formativo global más denso que seguía otra metodología.
  • Adaptación de materiales formativos españoles al mercado latinoamericano o de materiales formativos latinoamericanos al mercado español.
  • Adaptación de obras técnicas para su asimilación por destinatarios de menor edad o con menores conocimientos.
  • Adaptación de textos legales a formatos divulgativos (folletos, trípticos, guías, manuales, dossier, artículos…).
  • Adaptación de un documento fiscal de un territorio a otro con diferencias normativas (cuando puede mantenerse el esquema básico del material) .
  • Adaptación de contenidos técnicos a formatos concisos (FAQ, fichas, reviews…).
  • Adaptación de novelas a guiones de cine, o de guiones de cine (decantados de la obra final) a novelas.
  • Adaptación de novelas o de guiones de cine (decantados de la obra final) a guiones de cómic, o viceversa.
  • Composición de obras temáticas a partir de contenidos seleccionados de blogs.
  • Diseño de una infografía a partir de los datos de un artículo o documentación.
  • Selección, ajuste y modernización de artículos destinados a nuevas ediciones compendio.

(No se incluye aquí la transformación de un contenido instrumental en otro producto no escrito —por ejemplo, el rodaje de una película, telefilm o documental o el dibujo de una tira cómica, a partir de sus respectivos guiones; la realización de una entrevista a partir de un listado de preguntas; la impartición de una acción presencial basada en unas diapositivas proyectables…—, ya que ello constituye una tarea que escapa a la creación y mejora de contenidos textuales (se trataría de una actuación o gestión diferenciada).

Supone un proyecto que implica el conocimiento de un área de actuación y la detección y el análisis de los factores y variables de influencia que inciden en un problema, conflicto o disfunción o de los que se deriva una oportunidad de desarrollo no aprovechada. Incluye, por tanto, tareas de análisis, evaluación, diagnóstico y asesoramiento.


Rasgos definitorios:

  • La consultoría, en teoría, puede dar lugar a proyectos de gran dimensión en muchos ámbitos que impliquen un desembarco en el área correspondiente de una empresa para realizar tareas de indagación, pero en el marco en el que se mueve esta oferta de servicios se trata de tareas más concretas, enfocadas a detectar y optimizar pequeños problemas en las organizaciones de tipo comunicativo, creativo, documental, formativo o competencial.
  • Un proyecto de consultoría puede desembocar, tras los trabajos de indagación y análisis, en descripciones, valoraciones, mapas, informes, propuestas de mejora con alternativas y propuestas de planificación de las medidas sugeridas o elegidas.
  • Además de la elaboración de los documentos derivados de la consultoría, esta puede encadenarse con trabajos de ceración o mejora de contenidos vinculados al área de actuación.
  • Se diferencia del asesoramiento en que este se limita a la valoración de situaciones concretas seguidas de propuestas inmediatas de actuación o reformulación de criterios, o de un acompañamiento y guía para la acción, decisión o creación.
  • Muy a menudo algunas tareas se realizan en colaboración con los propios equipos de consultoría interna de las empresas, como refuerzo y como contraste (aportación de ideas y visiones con mayor componente de neutralidad).
  • Conectados con la consultoría, pero sin constituir propiamente esta tarea, pueden elaborarse informes a partir de las conclusiones recabadas por equipos de empresas consultoras realizadas con sus clientes o de consultores internos (decantación de información descriptiva, valoraciones, criterios y recomendaciones).

Ejemplos:

  • Conocimiento del nivel competencial de un equipo de trabajo o del plantel profesional de un área de la organización.
  • Creación o actualización de mapas de competencias (conocimientos y habilidades) adecuadas para la actividad de una empresa o área de la organMuy a ización, con diversos niveles descriptivos.
  • Propuestas de mejora y coordinación de acciones de formación.
  • Valoración global de itinerarios formativos y planes de carrera, con propuestas de mejora o adecuación.
  • Valoración de los criterios seguidos en la selección de personas por un departamento de recursos humanos o por diversas áreas de una empresa (si actúan por separado).
  • Valoración del criterio de documentación de información en una empresa.
  • Propuestas de planes de mejora comunicativa a nivel de equipos, áreas, departamentos o empresas.
  • Valoración global de criterios seguidos en una línea editorial para promocionar obras y aplicar filtros a las propuestas.
  • Valoración global del funcionamiento de una línea de producción editorial o de programación audiovisual a partir no solo del examen de los productos generados sino analizando también los criterios seguidos para la puesta en marcha de proyectos, la aprobación de propuestas y la elección de responsables y colaboradores.

Esta categoría de actividad incluye, de manera amplia, todas aquellas tareas que consisten en proporcionar apoyo, guía y orientación a quienes quieren o deben afrontar determinados retos creativos o persiguen en su actividad profesional objetivos funcionales que exigen contenidos.


Rasgos definitorios:

  • El asesoramiento puede consistir tanto en un apoyo esporádico que refuerce al destinatario en su proyecto como en una guía continuada para ayudarle a lograr el objetivo previsto.
  • Se puede obtener guía y apoyo para:
    • Elaborar obras creativas (novelas, obras técnicas o temáticas, artículos, guiones…).
    • Elaborar materiales funcionales de utilidad en el negocio (planes, programas, informes, catálogos…).
    • Alimentar fases iniciales de proyectos con un repertorio de ideas que faciliten la exploración de líneas de avance.
    • Valorar escenarios, analizar impactos y articular planes de contingencia en proyectos y situaciones diversas.
    • Desplegar nuevas estrategias comunicativas en la actividad profesional o pública.
    • Disponer de ideas y argumentos convincentes que puedan pantearse en reuniones de empresa o con clientes.
    • Mejorar la eficacia de planes, propuestas, proyectos y negociaciones.
    • Diseñar espacios de comunicación personalizados en la web (blogs, redes sociales, canales…).
    • Conseguir una mejor performance cuando se participa en debates, conferencias, jornadas, presentaciones…
    • Resolver ciertas dudas jurídicas o técnicas sobre aspectos relacionados con la actividad profesional.
  • Aunque esta tarea se orienta fundamentalmente a la creación y mejora de contenidos, se puede proporcionar igualmente asesoramiento de utilidad para la toma de cierto tipo de decisiones (inversiones, optimización fiscal, aseguramiento, contratación…), ya que se suelen generar documentos escritos para reflejar los avances y conclusiones, plantear alternativas, valorar ventajas y riesgos…

Ejemplos:

  • Apoyo, guía y asesoramiento inicial para autores de obras y materiales en general (directamente o a través de promotores editoriales).
  • Asesoramiento (coaching) creativo continuado para autores que deseen elaborar obras de ficción o ensayos sobre temáticas diversas (directamente o a través de promotores editoriales).
  • Orientación y preparación de materiales para autores inéditos o con escasa experiencia que deseen confeccionar propuestas y enviarlas a editoriales.
  • Suministro de ideas a editoriales, productoras y promotoras creativas destinadas a dinamizar o reactivar contenidos destinados a su publicación, rodaje o explotación comercial.
  • Suministro de ideas y valoraciones para ejecutivos, directivos, jefes de proyecto y responsables diversos de entidades e instituciones, orientadas a configurar planes y propuestas y desarrollar estrategias.
  • Apoyo, guía y asesoramiento para gestores comerciales y responsables de marketing (sobre diseño, desarrollo y despliegue de planes comerciales).
  • Apoyo técnico (a distancia o presencial) y asesoramiento para reuniones con directivos y ejecutivos (en la propia empresa, con otras colaboradoras o en visitas a empresas clientes).
  • Apoyo y guía en el diseño, puesta en marcha y mantenimiento de blogs, redes sociales y otros websites.
  • Elaboración de planes personales de mejora comunicativa.
  • Ayuda en la definición precisa de encargos a colaboradores en procesos de outsourcing o en proyectos internos, así como en la valoración de resultados (de productos resultantes y de proveedores).
  • Confección y suministro de premisas, fundamentos, planteamientos, peticiones, alternativas… que permitan su posterior manejo en reuniones sobre proyectos o en acciones de negociación, mediación o ejercicio de derechos.
  • Transmisión de fundamentos, ideas y respuestas que permitan afrontar con seguridad intercambios dialécticos o situaciones que requieran reacciones, declaraciones, matizaciones o rectificaciones.
  • Orientación jurídica, financiera y fiscal para particulares y profesionales (en inversiones, suscripción de seguros, contratación, propiedad intelectual, declaraciones fiscales, programas y ayudas, creación de sociedades, cumplimiento normativo…).
  • Apoyo inicial, estructural o de acabado para la elaboración de ciertos proyectos académicos (sin traspasar los límites razonables en este tipo de actividad personalísima).

En esta gama de servicios se incluye la realización de algunas acciones que conllevan trámites diversos o la colaboración con equipos de proyecto o redes de colaboradores en tareas que no son propiamente creativas o analíticas.


Rasgos definitorios:

  • En general, se trata de labores de coordinación de la actuación de otros profesionales (en el marco de programas formativos, iniciativas de información o divulgación, espacios de comunicación, acuerdos con proveedores…).
  • Por extensión, aquí se incluyen también las acciones de comunicación presencial cuando van ligadas a la elaboración previa de algún contenido.
  • Los servicios de esta categoría suelen combinarse con otras tareas de naturaleza distinta (en proyectos creativos, iniciativas de asesoramiento, programas formativos, elaboración de contenidos diversos…), aunque en determinadas circunstancias puedan constituir la parte más relevante de un proyecto o incluso prestarse aisladamente.
  • Cuando se trata de la coordinación de actos presenciales, no se incluyen las tareas logísticas (contratación y preparación de espacios, convocatoria de asistentes, promoción de los actos, gestión de desplazamientos y estancias…), aunque algunas de estas gestiones pueden integrarse en proyectos de cierta dimensión.

Ejemplos:

  • Dinamización de foros y otros espacios de intercomunicación on line.
  • Coordinación y seguimiento de proveedores creativos o técnicos en proyectos editoriales o empresas consultoras de formación y recursos humanos.
  • Tareas de mantenimiento y coordinación de autores y colaboradores en blogs y otros websites, con perfiles de administración o edición.
  • Coordinación de la impartición de acciones formativas presenciales que requieran la actividad simultánea (o cercana en el tiempo) de diferentes ponentes, dentro de un mismo programa.
  • Participación en sesiones de brainstorming y de valoración de iniciativas dirigidas a facilitar el análisis de problemas y situaciones, la valoración de conflictos, la simulación de escenarios, el análisis de impactos…
  • Participación en mesas redondas, debates, paneles y foros presenciales.
  • Impartición de sesiones presenciales acerca de temas diversos (en programas formativos, acciones internas de empresas, campañas institucionales divulgativas…).
  • Apoyo técnico en la negociación con entidades financieras o contrapartes contractuales.
  • Apoyo técnico limitado en visitas a clientes o partners (cuando no van acompañado de asesoramiento).
  • Realización de encargos a proveedores cuando requieren precisar con mucho detalle los parámetros de la tarea encomendada.
  • Chequeo de prestaciones de vendedores o de ponentes asistiendo a visitas comerciales o a actos y sesiones presenciales.

Ver links de atribución de iconos en página Diseño del sitio